DOCTORADO

  • 28 Agosto, 2019
  • Visto 428 veces

Doctorado en Arqueología de la UNT

(Por Nurit Oliszewski)

Antecedentes

El Doctorado en Arqueología de la Universidad Nacional de Tucumán se inicia en el año 1995, dando continuidad a la formación académica de los egresados de la carrera de grado de Arqueología de la Facultad de Ciencias Naturales e IML creada en 1987. En esta primera etapa hubo ocho egresados entre los años 2002 y 2005. El total de doctores surgidos en este primer momento actualmente poseen un alto perfil académico y se desempeñan activamente en roles de docencia, investigación y formación de recursos humanos.

A partir del año 2005, y atendiendo a los requerimientos de acreditación de las carreras de postgrado, el Doctorado en Arqueología como carrera no acreditada disminuye drásticamente el número de inscriptos. Por este motivo, muchos arqueólogos graduados en nuestra facultad, eligieron otras unidades académicas del país para desarrollar sus doctorados.

En 2011 se inicia la etapa actual del Doctorado en Arqueología a partir del trabajo mancomunado de un grupo de docentes de la UNT (en su mayoría egresados del Doctorado), logrando en 2013 la acreditación ante CONEAU con la categoría máxima (A) la cual fue confirmada en una segunda instancia de acreditación y categorización en 2017.

En la actualidad el Doctorado cuenta con 20 doctorandos activos quienes se encuentran realizando sus tesis en muy variadas temáticas. Si bien la mayoría son egresados de la UNT, hay algunos de otras provincias como Salta, Córdoba y La Rioja, e incluso de Chile.

Perfil del Doctorado

La Arqueología constituye un campo disciplinario complejo en razón de su capacidad para dar cuenta de la diversidad de la experiencia humana, pudiendo trascender desde el pasado, su locus original aunque no excluyente de intervención, hasta el presente. En este sentido, el Doctorado en Arqueología constituye un proyecto inclusivo que promueve el desarrollo de trayectos personalizados capaces de dar cuenta de diversas perspectivas teóricas y metodológicas y contextos de la práctica arqueológica, en lo temático/problemático, cronológico y espacial. Alienta el desarrollo de planes que, situados desde múltiples perspectivas en Arqueología, y orientados por expertos en diferentes temáticas, contribuyan a la producción de conocimiento científico en la materia, a la gestión patrimonial, a la transferencia, a la divulgación y/o a las disputas actuales por la recuperación de los derechos de diversos colectivos, de acuerdo a las motivaciones y habilidades de los doctorandos y a las demandas del medio académico y social.

Objetivos de la carrera

El Doctorado en Arqueología de la UNT busca formar doctores que posean una sólida formación teórico-práctica, capacidad crítica y reflexiva y aptitud para desarrollar un trabajo científico original de alta calidad dentro del área de su especialidad, con autonomía e idoneidad, creatividad e iniciativa, dentro de un perfil inter y transdisciplinario. La práctica profesional hace necesario que los egresados cuenten con criterios sólidos que les permita adoptar una actitud consciente y reflexiva sobre las implicancias sociales y políticas de sus investigaciones.

Estructura curricular

El Doctorado en Arqueología se conforma como una carrera de posgrado en la modalidad de estudios personalizados, por lo cual no tiene un plan de estudio preestablecido. Se define para cada estudiante mediante la formalización de un programa de actividades académicas consistente con la temática de tesis propuesta y diseñado en conjunto con una Comisión de Supervisión (conformada por el Director de tesis y otros dos investigadores externos).

El grado de Doctor en Arqueología se obtiene a través de estudios de cuarto nivel (400 horas de cursos de postgrado) y la presentación y defensa oral y pública de una Tesis que constituya una contribución original al conocimiento.

La Comisión de Supervisión es la encargada de reconocer y valorar las actividades de investigación y los cursos, seminarios, entrenamientos y/o pasantías efectuados por el/la doctorando/a durante y con anterioridad a su ingreso al Sistema de Posgrado de la UNT (estos últimos no pueden superar el 60 % de las horas requeridas). Al menos el 30 % de estas actividades de posgrado, temáticamente orientadas, deben ser conducidas por el doctorando en el marco de la oferta académica del Doctorado en Arqueología, el 70% restante puede ser logrado en otras unidades académicas de la UNT o en unidades académicas externas a la UNT.

La Carrera de Doctorado en Arqueología concluye con la Tesis que consiste en un trabajo de investigación original, estructurado sobre la base de una rigurosa metodología que permita superar la frontera del conocimiento actual en el tema correspondiente y que constituya un aporte significativo al avance de la disciplina.