NOTA

  • 27 Marzo, 2021
  • Visto 427 veces

ROSAS

Verónica Rosas

Hola me llamo Verónica Rosas. Soy Geóloga recibida de la Facultad de Ciencias Naturales e IML. Hace 6 años soy docente en la Cátedra de Introducción a la Geología. Allí y desde primer día Amo la Docencia, dar clases, pararme frente a un anfiteatro lleno y hablar de lo que tanto me gusta….eso nunca lo dude.

Ahora quisiera contarles un poco sobre mi vida personal. Estoy casada hace unos 9 años tengo dos hijos varones uno de 5 y otro de 1 año. El año pasado cuando por el mes de marzo me tocaba reincorporarme a mi trabajo estaba feliz por volver a la facultad! Pero unas dos semanas antes se desata todo el tema de la PANDEMIA…. Entre susto y angustias tuve que reinventarme como cada uno de ustedes seguramente…. En mi caso fue muy particular… me encontraba sola con dos niños uno bebé que tomaba el pecho a demanda y el otro en jardín de 4…. mi marido quien trabaja en minería y lejos de casa tenía turnos pactados los cuales se convirtieron extensas ausencias que en algunos casos superaron los 45 días ¡Literalmente mi vida estaba dada vueltas!

Encerrada en casa sola con dos niños tratando de mantener la cordura;… fue muy difícil. Por otra parte debía aprender a manejar un aula virtual y para eso necesitaba capacitarme. Gracia a Dios pertenezco a un equipo de trabajo formidable, con jefes excelentes que entendían cada situación y me acompañaban en el proceso, pero aún así para mí fue muy agotador y frustrante; investigar se transformo en algo imposible por tal motivo el tema de investigación quedó muy relegado. No tenía tiempo para hacer todo; esto me provocó mucha angustia… sentir que ya no tenés un lugar que todo está mezclado… que no podés estudiar ni concentrarte a no ser que te levantes a las 6 de la mañana y te acueste a las 2 de la mañana, consciente de que esa opción y a la larga impacta en la salud.

No todo fue frustración y oscuridad, tuve mis momentos de risas donde por ejemplo estaba dando consultas y aparecía mi niño de 5 añitos y me decía con total normalidad quiero la cheche…. jajja entonces tenía que explicar a mis alumnos todo eso, luego cocinar con la cámara apagada, cambiar pañales y hasta tomar examen con mi niño en brazos algo que hoy ya no me estresa tanto, pero en un principio era extenuante…

No quiero finalizar esta carta sin contarles algo lindo. A pesar de todo ésto, del cansancio, angustia, miedo y soledad, cada día esperaba sentarme a trabajar en la compu y conectarme con algún alumno porque así me sentía feliz! Me preparaba como para ir a dar clases, bien vestida con perfume y arreglada; esa era mi momento del día! buscaba los horarios en que los niños duerman para poder conectar con mi cabeza y disfrutar del momento, feliz de poder enseñar transmitir, aprender, hablar, relacionarme de alguna manera, ese fue mi cable a tierra y sin eso todo hubiera sido más difícil.

Mientas tanto mi marido volvía cada tanto sólo por unas semanas…. así llego un momento en el que comencé a relajarme y hacer lo que podía; ser ama de casa, profesional, profe de jardín, docente, mamá y mujer….

Hoy seguimos en Pandemia todo más tranquilo por lo menos para mí. Y… yasé que nadie se muere si ve un niño o escucha un llanto de bebe del otro lado! Jajaja que somos seres humanos y estuvimos todos muy estresados y adaptándonos a esta nueva normalidad.

Creo que recién ahora siento que puedo ordenar un poco más mis días. Mis niños ya un año más grandes un poco más tranquilos, las mañana son más tranquilas, aunque es un gran sacrificio!! Admiro y respeto a cada mamá que vivió y vive la docencia en esta Pandemia! Las mujeres somos increíbles a la hora de adaptarnos y seguro la gran mayoría lo logroó!

Gracias por darme este espacio para contar mi experiencia, es lindo poder transmitir lo que uno sintió y como lo sigue viviendo y así otras mujeres se sienten identificadas y más acompañadas.

ROSAS2   ROSAS3